Actualizado: 7 de sep de 2019



comunicacion en pareja

Mucho se ha hablado sobre la comunicación en pareja (artículos, programas de televisión y radio, libros) y básicamente todos indican los mismo, que la comunicación en pareja es indispensable para llevar un buena relación , que si no se tiene comunicación en pareja no pueden tomarse decisiones en conjunto, no podemos sentir que pertenecemos a nuestra pareja, en fin, que no tener comunicación nuestra pareja implica problemas.

Pero, ¿Cómo se le hace para establecer comunicación con nuestra pareja?

Inicialmente es tomar conciencia que la persona que tenemos enfrente, nuestra pareja con la pasamos tiempo libre, dormimos, comemos, incluso con la que hemos pasado años de convivencia desconoce lo que estamos pensando.

Existe una idea arraigada de que una pareja es nuestra media naranja, nuestro complemento, aquel o aquella que completa nuestras frases, sueña nuestros sueños, pero ¿qué creen? Nuestra pareja no tiene la posibilidad de conocer nuestro pensamiento o lo que estamos sintiendo a menos de que nosotros lo hablemos claramente con él o con ella.

Negar cuando se está enojado, minimizar u ocultar algo que nos molesta, esconder en nuestro interior hechos del pasado que aún nos están haciendo daño, lo único que genera es retirar las palabras negándonos la oportunidad de conocernos y poder solucionar el conflicto, es decir, rompemos la comunicación en pareja.

Muchas veces eso sucede porque queremos evitar un problema, llevarnos mejor, asumiendo que discutir implica algo negativo.

Sin embargo, paradógicamente las parejas estables son aquellas que discuten y discuten mucho pero no para saber quien tiene la razón o para sentir el control en la relación.

Las parejas estables discuten porque quieren escuchar lo que el otro tiene que decir, porque asumen que el otro necesita desahogarse y hablar, porque se acepta que no sabemos todo del otro y podemos encontrar cosas nuevas en él o en ella, ésto con la confianza de que nuestra pareja también desea saber lo que nosotros queremos hablar y que necesitamos desahogarnos mientras el otro nos escucha y nos descubre con todos nuestros defectos y también, con todas nuestras virtudes.

La comunicación en pareja permite resolver los problemas, perro también implica asumir que las parejas normalmente tienen y van a tener problemas, la gran diferencias es que los problemas de pareja no se ocultan sino al contrario se exponen y comunican, a continuación te planteo algunos puntos a considerar sobre el tema:

  1. Pregúntate ¿para qué estas hablando con tu pareja? Efectivamente, los problemas de pareja se solucionan hablándolos pero, es importante que evalúes con qué intención hablas con tu pareja. ¿Quieres desahogarte, reclamarle, culparle de todo, que te adivine el pensamiento y haga con exactitud lo que le pides? Si quieres hablar con tu pareja para desahogarte es válido pero indícalo, y si lo haces con el ánimo de "hacer sentir menos" o "destruir" al otro asume que la consecuencia será acorde a tu intensión. Trata de no utilizar sarcasmos, amenazas, ni seas cruel cuando te comuniques con tu pareja, comunícate con tu pareja de manera respetuosa y congruente y no permitas que tu pareja te menosprecie o minimice. Hay ocasiones en las que se asume que por el grado de convivencia o de intimidad en nuestra pareja "ya sabes como soy" y obviamos que debemos cordialidad.

  2. Sé específico sobre lo que necesitas y lo que sientes. Expresa como te sientes al respecto de sus acciones, que te duelen o molestan, que estás frustrado o que no quieres hablar del tema imprimiendo el sentimiento a tus palabras pero sin insultar o menospreciar. Asume que tu pareja no sabe lo que estás pensando o como te sientes y necesitas decirlo para que el otro entienda lo que está pasando en ti.

  3. Piensa en que no siempre tendrás la razón en todo (ni tu pareja tampoco). Uno de los puntos más difíciles de entender a nivel individual, hay ciertas cosas que nuestra pareja o nosotros queremos - y necesitamos - decir que son desagradables, conflictivas y que van a señalar aspectos que seguramente van a molestar. La idea no es asumir que nuestra pareja tiene toda la razón - o viceversa -, sino que nadie es perfecto y que todos tenemos aspectos que son difíciles de manejar y entender para poder trabajarlos para que no les "exploten" en la cara o dañen a los que nos rodean.

  4. Trabaja en ti. No puedes comunicar claramente algo de lo cual no tienes ni idea, y este aspecto se obvia mucho al tratar problemas de pareja porque se asume que el problema lo tiene el otro y no uno mismo. Busca espacios para reflexionar, cultiva actividades individuales, infórmate y si necesitas ayuda, siempre puede solicitar apoyo profesional individual con un psicólogo clínico o psicoterapeuta, recuerda que hay algunas cosas que no se pueden resolver en pareja sino que deben ser abordadas a nivel personal.

  5. Prueben con terapia de pareja. Existen una serie de tabúes con respecto a la terapia de pareja, p. ej. que durante la terapia de pareja el terapeuta le "dará la razón" solo a uno, que hará que las cosas empeoren planteando el divorcio, que se trata de regañar a la pareja o hacerlos sentir culpables, que solo se abordan tareas o ejercicios establecidos o pre-estructurados, etc. La terapia de pareja tiene como objetivo entender los problemas de pareja de forma particular, entendiendo la historia, la personalidad de cada uno de los miembros y como ésta se encadena con la dinámica que esa pareja en específico tiene. El objetivo de la terapia de pareja lo define ya sea de inicio o en transcurso de las sesiones, los miembros de la propia pareja (reestablecer el vínculo y el compromiso matrimonial, poder hablar claramente sobre una situación dolorosa del pasado, señalar dificultades en el área sexual de forma sensible y afectiva, tener un espacio para que un tercero medie en las discusiones para poder llegar a acuerdos, trabajar sobre la forma de crianza de los hijos, etc. ), cada una de la parejas tiene sus conflictos muy específicos e íntimos y por lo tanto requiere que la terapia de pareja sea un espacio que respete esas especificidades. Darse la oportunidad, intentar o probar da la posibilidad de experimentar un camino diferente al que se ha estado recorriendo, asumiendo que es el deseo de la pareja de tratar de entender lo que está pasando para planear una decisión que genere respeto y estabilidad.

#problemasdepareja #conflictodepareja #comunicaciónenpareja #terapiadepareja #esolis #crisisdepareja #crisisamorosa

Actualizado: 7 de sep de 2019



Sobre protejo a mi hijo

La crianza de nuestros hijos no es una tarea nada fácil y nos surgen muchas preguntas alrededor de este tema. Una de ellas es la cuestión de la sobreprotección.

Es importante saber qué es la sobreprotección y no confundirla con la protección necesaria para que alguien pueda sobrevivir. Podríamos definirla como la necesidad excesiva de evitar que alguien se enfrente a cualquier tipo de angustia, incomodidad, temor, peligro, etcétera.

La sobreprotección es algo que se hace de manera inconsciente, los padres realmente lo hacen para cuidar a sus hijos sin conocer el daño que les están haciendo.

La sobreprotección puede presentarse con diferentes caras y es importante que podamos identificarlas, por ejemplo:

  • Decirle siempre qué es lo que debe hacer

  • No permitir que tome decisiones simples por sí mismo.

  • No darle tiempo libre.

  • No permitirle intentar.

  • Cumplir todos sus gustos.

  • Resolver todos sus problemas.

Algunos síntomas de la sobreprotección son:

  • Poca o nula tolerancia a la frustración

  • Necesidad de gratificación inmediata

  • Inseguridad

  • Falta de iniciativa

  • Falta de creatividad

  • Acoso escolar o bullying

  • Baja autoestima

  • Busca llamar la atención constantemente

  • Actitud manipuladora

Pero ¿por qué les afecta la sobreprotección si lo único que queremos es lo mejor para ellos?

La sobreprotección representa una amenaza para nuestros hijos porque, al evitar que se enfrenten con el mundo, como si estuvieran dentro de una burbuja, no les permitimos que desarrollen las herramientas necesarias para afrontar las dificultades que, tarde o temprano, se les presentarán tanto de manera física como psicológica. Es una manera de cortarles las alas, pues al satisfacer todas las necesidades de una persona le estamos robando la oportunidad de crecer y desarrollarse, por lo tanto, al encontrarse frente a un mundo fuera de casa y de las zonas seguras sin las personas que resuelven sus problemas no es capaz de "hacer lo que se espera de él o ella".

La sobreprotección genera niños infelices y adultos incapaces de valerse por sí mismos, adultos que dependen, tanto económica como emocionalmente, de alguien.

Si observa en su hijo o en usted alguno de estos síntomas no dude en acudir con un profesional que pueda brindarles las herramientas necesarias para combatir la sobreprotección.

#sobreproteccion #crianzapositiva #sintomas #bullyng

Actualizado: 7 de sep de 2019



Crianza respetuosa e introspectiva

Desde hace ya algunas décadas el término de crianza respetuosa comenzó a surgir como una forma de abordar educación y formación al interior de la familia de los niños y adolescentes, ésta tiene como idea fundamental que considera a los niños antes que nada como personas con los mismos derechos de un adulto y cuyas bases fundamentales son el amor, el respeto y los límites no punitivos (disciplina positiva, límites pensados en la autoprotección e independencia de los niños).

Surgida de la Teoría del Apego desarrollada por el psiquiatra infantil John Bowlby, la crianza respetuosa se establece como una alternativa a una crianza autoritaria, en donde se consideraba a los niños y adolescente como elementos sin decisión ni opinión en donde la disciplina se establecía desde el castigo físico o psicológico (insultos, apodos, silencios), estableciendo que la principal necesidad del niño y el adolescente dentro del hogar es la de recibir afecto, vínculos significativos y profundos con sus padres o encargados de su crianza y el establecimiento de un mundo familiar entendible, coherente y estable que permita al niño experimentar, explorar, vivir el mundo y enfrentarse a la frustración, las reglas, la convivencia social e incluso el ataque de su entorno con la posibilidad de salir adelante cuando se enfrente a dichos obstáculos pues tendrá fortalecido su mundo interno, su autoconcepto y por supuesto, su amor propio.

Para hablar de crianza respetuoso existen 6 principios para definirla, entenderla y poder implementarla:

1. Tratar a los niños como a iguales, es decir, tratarlos como a nosotros como adultos nos gustaría ser tratados. Mantener una autoridad mediante el respeto a la integridad del niño como persona, no impuesta mediante el miedo o amenazas.

2. Empatía hacia los niños para que ellos puedan ser empáticos a su vez. Ojo, ser empáticos no significa "ponerme en los zapatos del otro", muchos padres quieren enseñar a sus hijos hablando de sus propias experiencias y cómo los niños deberían de sentirse a partir del referente que tiene el padre - "Tu abuelo me regañaba constantemente y yo tenía que obedecerlo, valora que yo ahora hablo contigo y no te abofeteo o insulto - sino más bien, entender al otro, reconocer e identificarme con lo que lo que puede estar sintiendo reconocimiento y valorando sus necesidades, deseos y sueños.

3. Responder hacia las necesidades, sentimientos y pensamientos del niño de forma contante y sostenida.

4. No forzarlo a madurar o infantilizarlo. Papás que quieren que niños de 2 o 3 años permanezcan sentados y callados horas o papás que recogen los platos y recámara de adolescentes de 15 o 16 años ¿te suena parecido a lo que vez en casa o a tu al rededor? Fomentar que los niños y adolescentes adquieran los elementos necesarios

5. Límites y disciplina positiva. ¿porqué mi hijo no me obedece? ¿qué hago si mi hijo me insulto o me golpea? ¿qué es un límite? ¿cómo puedo trabajar la disciplina positiva con mis hijos? ¿cuál es la diferencia entre un límite y una norma? Para saber más sobre este punto te recomiendo el artículo CÓMO PONER LÍMITES CON MI HIJO o AUTORIDAD Y DISCIPLINA PARA PADRES.

6. Haz introspección y reflexiona. Desarrollar una crianza tanto respetuosa como introspectiva significa que tu como padre o mamá realmente mires a tu interior, realices una inspección interna, pienses, te cuestiones, de observes y te analices para valorar cómo y porqué estás criando a tus hijos de la forma en la que lo haces y si en este análisis determinas que quieres cambiar de dirección puedas visualizar el rumbo y el porqué deseas cambiar el esquema de crianza que hasta el momento has llevado.

Regularmente y de forma inconsciente terminamos ya sea repitiendo o tratando de compensar situaciones de nuestra propia infancia que no logramos entender y que replicamos con nuestros hijos en la actualidad, es importante que te cuestiones, ¿Cuándo pienso en mi infancia, de qué me acuerdo?, ¿Cómo recuerdo a mis padres?, ¿Cómo se manejaba la disciplina en mi familia de origen?, ¿Qué de lo que pasó en mi infancia jamás quisiera que mis hijos pasaran?, ¿Cómo suelo reaccionar cuando me enojo o me frustro?, ¿Siento que el tiempo que paso con mis hijos realmente convivo con ellos o suelo aislarme?, ¿Cómo les expreso amor?, ¿Hablo con ellos, los conozco realmente?, La disciplina que aplico en casa

¿funciona?, ¿Cómo me vivo y me siento cuando convivo con mi familia (pareja e hijos)?,

La crianza respetuosa e introspectiva establece una crianza que prepara para crecer y madurar con forme a la edad y las situaciones que el niño y el adolescente vive en su desarrollo, prepara para vivencias los límites y las reglas mejoran nuestra convivencia, nos protegen y determinan tanto mis derechos como obligaciones, es decir nos prepara para vivir en sociedad de tal forma que seamos independientes, autónomos y con habilidades para convivir saludablemente con nuestro entorno.

#crianza #introspección #padres #hijos #asesoriaparapadres #reflexión #terapiainfantil #esolis #disciplinaniños #niños #terapiaparaniños #respeto

23 vistas0 comentarios