La #familia es una institución social con una estructura definida, sin embargo su condición de institución la somete al devenir histórico, por tanto se encuentra en constante cambio en tanto su definición y las categorías que conforman dicha definición. Es debido a esto que la parentalidad es considerada un fenómeno más allá de lo biológico. Romero Navarro (2007) nos dice lo siguiente:




“Es un hecho cultural que equivale a un proceso de construcción y de definición social acerca de lo que se considera qué es la paternidad y la maternidad. Ambas realidades, paternidad y maternidad, se construyen en el entramado de las relaciones sociales. Una cualidad muy importante del ser humano es su capacidad de formar y mantener relaciones significativas, definidas culturalmente, sin las cuáles no se puede dar la supervivencia y el aprendizaje humano. Dentro del entramado de las relaciones interpersonales e intergrupales quedamos vinculados o adheridos unos a otros. En estos círculos de relaciones sociales significativas se construyen estas realidades: paternidad, maternidad, vinculaciones y sentimientos de pertenencia”.



Es a partir de la influencia de #Freud que se articula la importancia de la #vinculación de los padres con los #hijos, siendo un referente obligado en la literatura sobre estos temas.

Es a partir de las nuevas problemáticas y relecturas de la realidad, que surge el concepto de “#parentalidadpositiva” que consiste en una resituación del lugar paterno y materno con respecto a las funciones inherentes a esos lugares. Muchos autores la definen como una nueva manera de entender la crianza y la educación que se basa en el respeto a las necesidades de los #niños y #niñas y en la puesta en marcha de acciones que favorezcan su desarrollo, como pueden ser el fortalecimiento del #apego, la interacción a través del #juego, la comunicación sin exposición al conflicto. Esta parentalidad positiva tiene ciertas pautas de crianza y de relación entre padres/madres e hijos/hijas. Muchos autores identifican y proponen cinco prácticas de crianza efectivas: el estímulo, la disciplina, el monitoreo, la solución de problemas y el involucramiento positivo con atención y cuidado. Estas prácticas orientan el diseño de propuestas de prevención e intervención con #familias y cuidadores.

Cuervo Martínez (2016) nos dice lo siguiente:


“Otras investigaciones generan propuestas de programa-guía para el desarrollo de competencias emocionales y parentales desde una perspectiva comunitaria y preventiva, en la que resalta la importancia de orientar a los padres y madres en el desarrollo de estrategias cognitivas y de relajación que les permita controlar sus emociones de manera positiva en momentos de cierta tensión emocional. Asimismo, resulta necesario trabajar con los padres y madres las habilidades de comunicación con los hijos, los procesos de resolución de conflictos y de negociación, las estrategias para establecer límites y regulación del comportamiento en los hijos, y las habilidades para fomentar la autoestima y la asertividad de los padres y madres en el desarrollo de la función parental”.



Es importante realizar prevención en salud mental de los padres y cuidadores de problemáticas como el #estrés y la #depresión, que eventualmente pueden afectar de manera negativa las pautas de crianza y generar agresividad, rechazo entre otros sin decir las consecuencias sobre el desarrollo emocional y social de sus #hijos durante la #infancia. Brindar una #orientación y apoyo mediante programas de pautas de crianza que permitan prevenir psicopatologías en la infancia, con el fin de generar factores protectores en la familia, de problemas comportamentales y emocionales durante la infancia y la adolescencia, orientados desde las pautas de crianza y promoviendo estilos de crianza asertivos, competentes y positivos. La sensibilización a los padres y cuidadores sobre su rol y su responsabilidad en la optimización del desarrollo, las habilidades sociales y emocionales en la infancia y la influencia de los modelos en la familia para el desarrollo de competencias sociales.


Referencia:

Cuervo, A. (2016). “Pautas de crianza y desarrollo socio-afectivo en la infancia”. Diversitas: Perspectivas en psicología, vol. 6, núm. 1, Universidad Santo Tomas, Bogotá, Colombia. PP. 111-121.

Romero, F. (2007). “La construcción social de la parentalidad y los procesos de vinculación y desvinculación padre-hijo. El papel del mediador familiar”. Prensa Medica Latinoamericana, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Gran Canaria, España. PP. 119-133.



Sobre el autor:




Psic. Gabriel Chávez

Atención a adolescentes y adultos

Asociación Libre - Psicólogos en Guadalajara


En los últimos años, ya veíamos un incremento en la utilización de las redes sociales y los chats públicos que eran utilizados con la finalidad de encontrar el #amor, amistades, sexo casual, etc. la creación de las aplicaciones y la incrementación en el uso de los celulares y sus aplicaciones han hecho que las aplicaciones especializadas en estos temas tengan un repunte muy importante. Si a eso le sumamos la situación del confinamiento, la búsqueda del amor en la aplicación #Tinder se ha vuelto cosa de todos los días.

En la mayoría de estos tipos de aplicaciones, se solicita que quien ingrese o desee registrarse tenga un perfil en el que como mínimo se incluye un nombre, y alguna fotografía. En el caso específico de #Tinder se solicita también que la fotografía no contenga contenido explícito. Se solicita a su vez, un nombre y algunos datos generales como gustos, intereses incluso redactar una breve biografía de nosotros.


Ha sido muy polémico en los últimos años el hecho de si verdaderamente las personas logran o no encontrar el #amor en ese tipo de redes, la sociedad en la que vivimos ahora, nos solicita además una apariencia casi perfecta e inalcanzable. Por ejemplo, podemos ver con solo entrar a la aplicación, Perfiles de personas tratando de mostrar su mejor ángulo, su mejor pose, y hay quienes hasta dudan muchísimo antes de subir una fotografía que finalmente les agrade. Éste tema es muy importante porque se refiere directamente a nuestra identidad personal, podemos reflejar, a través de nuestro perfil lo que queremos que el otro encuentre atractivo en nosotros y para esto, automáticamente surge la pregunta de qué es lo que estamos considerando atractivo en nosotros mismos. Si nuestras figuras de idealización son esos hombres y mujeres qué aparentan perfección física, ya estamos en seria desventaja.

Otro elemento psicológico qué se mueve en la creación de un perfil de #Tinder es aquel qué tiene que ver con la culpa que sienten algunas personas al estar usando este tipo de aplicaciones. Aún hoy, está muy arraigada la percepción de que quien lo hace es por desesperación, o bien porque se está buscando solamente tener sexo; sumado a esto está también el estigma de pensar que quien usa estas aplicaciones como #Tinder, lo que busca es tener una gran cantidad de citas para finalmente no concretar con nadie. La realidad es que cada uno de nosotros debería poder acceder sin culpa a plataformas como #Tinder, siempre y cuando se tenga claro lo que se está buscando exactamente Y esto se aclare también cuándo nos comuniquemos con personas a través de este medio.

Algunas de las principales recomendaciones para el uso de Tinder o cualquier aplicación de citas son las siguientes:

1. Colocar información real sin dar demasiados datos como lo son dirección, teléfono, al menos hasta que ya se hayan tenido varias citas con una persona.

2. Especificar el tipo de personas que queremos conocer en la misma aplicación de #Tinder, esto evitará que caigamos en perfiles que no son afines o que no concuerden con lo que estamos buscando.

3. Desarrollar una plática ligera que nos permita conocer algunos rasgos característicos de la persona, tratando de hacerlo de manera cordial y no como un interrogatorio.

4. Ir descubriendo mediante la plática las cosas que se tiene en común, así como corroborando la información que la persona nos haya dado anteriormente. Por ejemplo; su trabajo, la relación con su familia y en general con las personas que le rodean.

5. En el momento en el que salgamos de la aplicación de #Tinder y pensemos vernos en persona, elegir un lugar público y preferentemente avisar a alguien de confianza en dónde estamos y cuánto tiempo esperamos pasar ahí.

6. Hablar con las personas que tienen más de una foto de perfil, y que éstas concuerdan con lo que la persona nos está diciendo.

7. De entrada, hacer preguntas sencillas y que puedan relacionarse con su perfil de #Tinder y los gustos que la persona ha expresado ahí.

8. Si ya estás decidido o decidida a iniciar una relación con una persona que conociste a través de #Tinder, tomar en cuenta que como en cualquier otra relación, el tiempo y el conocimiento mutuo irán consolidando o no la relación.

Otro de los temas importantes acerca de esta Aplicación, es el referente a la edad en la que es adecuado que una persona comience a utilizar #Tinder. La recomendación sería esperar hasta la mayoría de edad, tanto porque así está postulado en la aplicación misma, como porque se necesita un mejor criterio para el cuidado y la protección de la persona, cosa que se le dificultaría más aún menor de edad. De ahí la importancia de que los padres estén pendientes de las páginas y aplicaciones que utilizan sus hijos, en este sentido, no se trata como padre de ser prohibitivo, sino poner a disposición la información pertinente o incluso la consulta con un especialista.



Tinder es un software que tiene más de 80 millones de usuarios a nivel mundial, y se estima que el crecimiento de la empresa siga siendo constante, por lo que es imposible no cerrar los ojos o hacer como que estas aplicaciones no existen, sobre todo si somos #padres. Existen relaciones exitosas que han salido de la aplicación así como hay otras que no han corrido con la misma suerte. Lo más importante es ser cuidadosos de nuestra integridad física y mental. #Tinder como cualquier otra aplicación o videojuego puede volverse adictivo para algunas personas, darnos cuenta de esto implica pasar demasiado tiempo en la aplicación o mostrar sentimientos constantes de preocupación durante el día por saber si la o las personas ya nos han respondido.

El tema del #rechazo no se puede dejar pasar ya que si bien #Tinder está en internet, los usuarios seguimos siendo seres humanos, por lo que aún en la aplicación se pueden repetir patrones de segregación, discriminación o violencia de género. De ahí que debemos poner especial atención en qué tanto nosotros mismos somos capaces de diferenciar y de procesar las posibles críticas que recibamos de parte de otros usuarios, sin engancharnos ni perjudicarnos de manera seria.

En México #Tinder Es uno de los mercados más grandes a nivel Latinoamérica, en general un mexicano pasa una hora al día dentro de La aplicación, Y aún la utilizan más hombres que mujeres, sin embargo esto ha ido cambiando en los últimos años, Los domingos entre las cuatro y las siete de la tarde son los horarios de mayor afluencia, ocho de cada 10 usuarios, Se conecta a través de su smartphone y finalmente, el uso de #Tinder aumenta hasta un 20% en los meses cálidos.

Aún hay muchas cosas que explorar sobre la forma en la que se mueven y funciona para nosotros este tipo de aplicación Lo que sí es seguro es que seguirán con nosotros y que tendremos que aprender a convivir con ellas

43 vistas0 comentarios

Sobre la necesidad de la intersección de la ética en análisis y la regulación institucional de la clínica psicológica.





Regulación ética en la labor del psicólogo, psicoterapeuta y psicoanalista.

El horrible caso de #GabrielVallejo en #Guadalara #México es el síntoma de la deficiencia estructural en dos términos concretos; en la incompetencia de las autoridades de impartir justicia en la mayoría de los casos de violencia de género y en la deficiencia sistémica de una adecuada regulación de la práctica clínica/terapéutica.

¿De qué caso hablo?

No pretendo entrar en los escabrosos detalles del caso, solo delinear la problemática que este implica.

En diciembre del año 2020, se denunció por medio de #redessociales y de las vías pertinentes de justicia al “psicoanalista” (nótese las comillas bajo la que se nombra) Gabriel Vallejo de varios #crímenes; #Pederastia, #violación, coacción y #amenaza son los que se encuentran hasta arriba de la lista perpetuados contra #pacientes y gente cercana a Vallejo.

Es totalmente reprobable que esto se de en cualquier caso, sin embargo, el agravante preocupante de todo esto es de la posición que ocupaba el victimario frente a sus víctimas; a saber, una posición de #poder como “profesional de la #saludmental”.

Este caso abre el espacio para cuestionarse la necesidad de una #regulación que, institucionalmente hablando, salvaguarde la integridad de los y las pacientes frente a prácticas poco éticas de clínica psicológica.

¿Acaso es que no existan estas instituciones que ayuden a regular las prácticas clínicas? Si las hay, desde privadas (como el colegio de #psicólogos, conformado por el gremio) hasta públicas (como la propia secretaria de #salud), sin embargo, su presencia en la resolución de este tipo de problemáticas brilla por su ausencia, así como su posicionamiento frente a otro tipo de “practicas terapéuticas” que no es menos que simplista.

Esto es importante en el contexto propio del #psicoanálisis, que dentro de la esfera de #profesionistas esta visto con malos ojos, y el caso Vallejo no ayuda en dar una buena imagen a la #sociedad civil.

¿Qué hacer entonces?

La propuesta de una reforma a las legislaturas en materia de salud mental siempre se ha encontrado a flote en el debate entre #psicólogos y #psicólogas, sin embargo, la perspectiva carece de un verdadero cambio en mejoría de la regulación de las prácticas clínicas. En su mayoría las propuestas emergentes están orientadas a tecnologías individualistas y atomistas, especialistas en sentido de que quienes deben regular este tipo de prácticas sean los mismos quienes las practicas, a saber los psicólogos y psicólogas clínicas. Esto causa una alienación que no permite el correcto distanciamiento de lo hecho por uno mismo, y entonces se desvalida por completo cualquier otra visión, en especial la del paciente.

Innumerables casos ha habido de pacientes que denuncian practicas terapéuticas cuestionables y que el mismo gremio intenta justificar (los motivos son varios, no los abordaremos aquí), quitándole validez al paciente en su sentir y su determinación dentro del mismo proceso democratizador de la práctica clínica.

Mi posicionamiento es el tratar de empatar y abrir espacio al psicoanálisis (y su postura frente al otro) en esta democratización/politización.

Es entonces pertinente mencionar la dimensión ética en psicoanálisis, dejándonos de lado estas interpretaciones estériles e idealistas que pretenden condensar dicho campo en la famosa frase “La ética del buen decir” que poco o nada tiene que aportar. La #ética en psicoanálisis tiene que ver con la #escucha del otro, y como esta escucha no es un mero acto pasivo, sino activo. Es así que la ética del psicoanálisis no tiene que ver solo con el analista, sino con el paciente también, y viceversa.

Es preciso no ceder a esta idea burguesa de que el paciente no contiene determinación en “el camino de la #cura”, puesto que es bien sabido que dentro del consultorio el paciente va delimitando la práctica del #terapeuta, en un sentido #inconsciente claro está. De ahí que sucedan estas intervenciones que no son captadas por el paciente por infinidad de motivos, cosa que causa un decurso en la práctica del terapeuta hacia otro lado.

Es esta posición la que propongo traducir al terreno material de la #política. Que esta determinación en primera cuenta inconsciente devenga consciente y pueda ser articulada en #quejas, #dudas, #sugerencias sobre la práctica clínica del psicólogo, y que este a su vez se cuestione su propia práctica, tomando distancia a partir de un comité que emita una visión descentrada de cierto tipo de técnicas terapéuticas.

El camino propuesto no es fácil, pero cuando se habla de la clínica nada es realmente fácil.





Sobre el autor:


Psicólogo Gabriel Chávez

Atención psicológica a adolescentes y adultos

Asociación Libre - Psicólogos en Guadalajara




Psicólgos en Guadalajara

Pablo Villaseñor 81

Ladrón de Guevara

Guadalajara, Jalisco, México

Psicólogos en Monterrey

Francisco Javier Mina 616

Col. Centro 

Monterrey, Nuevo León,

México

Psicólgos en San Luis Potosí

Mariano Otero 830

Las Águilas,

San Luis, S.L.P., México

Psicólgos en San Luis Potosí

Av. Uno Número 102, San Pedro de los Pinos, Benito Juárez, 03800 Ciudad de México, CDMX

Psicólogos en San Luis Potosí

Psicólogo Emmanuel Franco

  • Facebook de Asociacion Libre Psicologos
  • Twitter de Asociacion Libre Psicologos
  • Instagram de Asociacion Libre Psicologos
  • Youtube de Asociacion Libre Psicologos
  • LinkedIn de Asociacion Libre Psicologos

Política de privacidad          Sitemap           © 2020 Asociación Libre | Psicólogos