Actualizado: mar 8

Tener mascotas no es malo


Quiero hacer una aclaración importante, este no es un artículo para criticar a las personas que tienes mascotas, tener una mascota en sí mismo no tiene ningún aspecto negativo, muchas personas en todo el mundo (familias, parejas o personas solteras) tienen mascotas y eso no es ningún indicador sobre su estado mental, emocional, psicológico, etc. En otro artículo menciono los beneficios emocionales de tener una mascota.


Sin embargo, han habido varias críticas al fenómeno de los "perrijos" y "gatijos" y dado a mi artículo anterior, he decidido también abordar las críticas y posible preguntas que me hicieron llegar a partir de ese artículo.


Comienzo bien, con cinco puntos a considerar con respecto al tema de los "perrijos" y "gatijos"




La importancia de ser equilibrados con nuestras mascotas.



Animales humanizados. Especialistas en animales como veterinarios, entrenadores, etc. han mencionado que el problema real de los perrijos o gatijos es que existe una tendencia a "humanizar" a los animales y que esta clase de trato puede llegar a hacerlos padecer estrés, excesivo apego, incluso irritabilidad y agresividad. Los animales domésticos son completamente dependientes de su cuidador o dueño, y precisamente por esta condición, las alteraciones emocionales del cuidador puede llegar a afectar a las mascotas. Dueños emocionalmente inestables generan mascotas enfermizas, estresadas, con sobrepeso o que no pueden comer si no es bajo la presión o presencia de los dueños. Los animales tienen hermosas características, llegando a comprobarse que tienen temperamento e inteligencia, es precisamente por su sensibilidad y alta dependencia que pueden llegar a ser tratados como "objetos" en los que tratamos de satisfacer nuestras necesidades de afecto, cercanía y socialización. No utilicemos a ningún ser vivo


Interactuar con una mascota vs. interactuar con una persona. Los animales se comunican, de eso no queda duda y cualquier persona que tenga una mascota podrá confirmarlo, sin embargo, una de las particularidades que tiene la interacción con una mascota es que los animales no se comunican de la misma forma que un humano. Las relaciones con personas implican tolerar, dialogar, enfrentarse a diferencias de opinión, de valores, y aunque puede sonar como algo muy poco satisfactorio, es por estas características que también podemos conocer cosas nuevas de nosotros y los demás. Tener una mascota es altamente satisfactorio y también tener un amigo o pareja puede serlo, sin embargo tener un diálogo con una persona no es igual a tener una plática unidireccionalidad con una mascota.


Tener hijos ¿es igual a tener mascotas? La respuesta a esta pregunta es que no, la experiencia de crianza de un "cachorro humano" al de un perrito o gatito difiere inmensamente, sobre todo por las implicaciones no solo emocionales, psicológicas, sociales, legales y económicos de criar un niño o niña y eso me parece que es parte de la magia de las mascotas. Podemos prodigarlas de afecto, podemos enseñarles disciplina, vestirlos, bañarlos, incluso lavarles los dientes, pero el cuidado, atenciones y sobre todo, acciones que tenemos que tomar para llevar acabo la crianza de un niño soprepasan por mucho las que requiere una mascota. Esto no quiere decir que no son importantes y llegamos a desarrollar fuertes sentimiento hacia nuestras mascotas, lo que digo es que la experiencia es diferente por el grado de responsabilidad que requiere y es precisamente por esta característica que muchas parejas actualmente prefieren no tener hijos (tener o no mascotas es opcional), la idea es que la mascota no sea sustituto de un niño, ni que un niño sea traído al mundo para ser tratado como un objeto para satisfacer las necesidades emocionales o psicológicas de sus padres, abuelos, etc.



Cuidado con obsesionarnos con nuestras mascotas


Cuando un animal tiene más valor que un ser humano. En los últimos años he tenido oportunidad de leer y escuchar comentarios referentes a que los seres humanos somos malignos, manipuladores y que en comparativa con las mascotas que son puras, inocentes y pura emoción, es mejor conservar una vida animal que una humana. No niego que el ser humano tiene un potencial destructivo inmenso, desde entornos, personaS, animales y objetos nadie se salva cuando la humanidad se empecina en destruiralgo. Pero también, veo la bondad, genuina preocupación e interés de muchas personas para con la humanidad, los animales y el ambiente, con esto quiero decir, no generalicemos. Ninguno tiene más valor (en eso está basado el veganismo y creencias religiosas como el budismo que fomentan el respeto a la vida de todo ser viviente), pero indicar que "todas la personas son malas o tienen malas intenciones al final" indica una tendencia importante a visualizar a toda interacción social como potencialmente dañina y mentirosa, creo que valdría la pena preguntarnos si pensamos así ¿con qué personas he interactuado que mi visión acerca de la humanidad ha llegado a esa conclusión?


Qué dicen los psicólogos sobre los perrijos y gatijos. Me parece que los psicólogos coincidimos en algo, todo apego excesivo hacia alguna actividad, persona u objeto se torna patológica, es decir, enfermiza. Trata de tener una vida balanceada, busca equilibro tanto en los afectos que brindas y ten cuidado con los odios. El nombre de perrijos o gatijos refleja afecto, pero preguntémonos, ¿me estoy obsesionando con mi mascota? ¿dejo de interactuar con otros por pensar que el único que puede brindarme cercanía o afecto es un animalito? ¿qué espectativas estoy colocando en mi mascota?

Actualizado: mar 8

¿Qué significa ser un psicólogo en una ciudad como Guadalajara, Jalisco, México? Anexo algunas reflexiones al respecto de este tema:




1. La diversidad.

Uno de los elementos más importantes con los cuales me encontré al momento de ejercer como psicólogo en Guadalajara es la increíble diversidad sociocultural e ideológica de la ciudad en donde al mismo tiempo conviven elementos a nivel religioso y moral de antaño, con elementos sumamente liberales, eclécticos. Muchos foráneos de todos los lugares de México vienen a trabajar o estudiar a Guadalajara, así como también cuenta con una fuerte afluencia de personas extranjeras que desean vivir para conocer o estudiar.


Guadalajara y en general el estado de Jalisco cuenta unas de las más grandes asociaciones en Pro de los derechos LGBTQIA, así como del Movimiento Feminista en México (el primer lugar lo tiene el CDMX), hay muchísimas organizaciones que se centran en el movimiento de respeto y derechos humanos y animales, además de un acervo arquitectónico y artístico impresionante, Guadalajara es pues, un caldo de cultivo idóneo para manifestaciones artísticas e ideológicas de todo tipo. Hay para todos en Guadalajara, desde grupos con los cuales compartir gustos y aficiones, así como personas con las cuales puedes emprender un proyecto o simplemente, divertirte y salir a platicar o divertirte.

La diversidad no es un reto para un psicólogo en Guadalajara (o no debiera serlo), pues para nosotros cada uno es particular, único, no importando que comparta ciertos elementos con su cultura o sociedad, sin embargo, si que enriquece muchísimo la experiencia como psicólogo tener la oportunidad de convivir con los elementos más radicales en un mismo espacio terapéutico, a veces conjuntados en la misma familia.

Me parece también que la diversidad permite vivir como Psicólogo en Guadalajara un ambiente de muchas posibilidad y de entendimiento del ser humano en general, así como también, de la época en la que estamos viviendo. En donde se conjugan elementos rurales y urbanos, nacionales y extranjeros .


2. Las creencias religiosas.

Guadalajara es una ciudad altamente religiosa para algunos y considero que esta parte también juega un papel fundamental para entender a la ciudad en sí misma. Los valores morales son un tema importantísimo para la sociedad jaliscience, las personas no suelen llevar acabo confrontaciones directas o escandalosas, al contrario, se valora mucho la privacidad y el establecimiento de la "buena convivencia" así como la cercanía familiar, sin embargo muchos hablan acerca de la doble moral (comportarse de manera amable y cordial de frente, mientras que de forma privada se juzgue, denigre, aísle o incluso acose), considero que esto no es una cuestión que corresponda a las creencias religiosas, sino una de las múltiples maneras en la que la personalidad puede manifestarse.

Para un psicólogo en Guadalajara (aunque en realidad aplica para cualquier estado o país), las creencias religiosas y toda cuestión ideológica son elementos sumamente valiosos para entender la subjetividad de la persona que nos consulta. Un psicólogo no debe ni puede juzgar o rechazar una creencia de ningún tipo, y al contrario, ayuda y busca elementos para que esa particular persona encuentre los elementos que le permitan dejar de sufrir, sentirse más pleno y tranquilo tomando en cuenta también su creencia religiosa.

Un psicólogo en general a su vez no debe dejar que sus propias creencias religiosas o ideológicas interfieran en el tratamiento con su paciente, sin embargo si dichas creencias generan sufrimiento o dolor emocional es un tema que se revisará y analizará para llegar a la mejor solución.


3. La Zona Metropolitana de Guadalajara.

Algunos dicen que Guadalajara no existe, que se ha diluido en una enorme mancha urbana que incluye al municipio de Zapopan, Tlajomulco, Tlaquepaque e Incluso Tonalá conocida como la Zona Metropolitana de Guadalajara. La Guadalajara que yo conozco como psicólogo realmente no tiene límites, he tenido la oportunidad de trabajar con personas de todo al rededor de la ZMG y de muchísimos estados de la república que están concentrados aquí, sin embargo una de las cosas más enriquecedoras que he tenido como psicólogo en Guadalajara es que realmente he convivo con personas que se dedican al cultivo de tierras, crianza de animales, producción de tequila, trabajan en enormes corporativos extranjeros y nacionales, se dedican a su propio negocio, Y vuelvo al punto número 1, la diversidad pero específicamente con respecto a los diferentes contextos que brinda esta increíble mancha urbana y rural que es Guadalajara.





4. Ser psicólogo en Guadalajara es...

He tenido la oportunidad de que a través de los años que he vivido en la ciudad he convivido con muchos psicólogos que han ejercicio toda su vida laboral en Guadalajara, desde psicoanalistas con décadas de experiencia clínica hasta estudiantes de psicología que recién egresados han iniciado su entrenamientos como psicoterapeutas. De esta hermosa experiencia me llevo algunas cosas de por vida: la pasión y entrega que he visto en la gente de Jalisco es maravillosa y digna de imitar; la ciudad implica ciertas dificultades pues en ocasiones la labor del psicólogo en Guadalajara puede ser invadida por otras disciplinas o incluso, por personas sin ninguna formación para llevar acabo la atención de personas; a su vez, por la diversidad permite aprender, aprender y aprender más y cada vez.


Agradezco la oportunidad que se me ha brindado para ejercer como psicólogo en Guadalajara, deseando que esta hermosa ciudad con gente maravillosa se convierta en mi hogar de por vida.

Actualizado: mar 8


Mascotas como apoyo emocional

Muchas personas me han llegado a preguntar que tan conveniente es tener una mascota cuando te encuentras en una depresión, ansiedad o mucho estrés, etc.

Si bien no es un método único y prioritario para el tratamiento de las alteraciones emocionales, puede ser un elemento que ayude a complementar el sentido de vida, brinde actividad y compañía.



1. El respeto a la vida.

Muchas personas al tener una mascota desarrollan un profundo respeto por la vida en general haciéndose altamente sensibles hacia el dolor no solo de animales, sino también de seres humanos. La particularidad de que una mascota sea frágil y dependiente en cuanto a su cuidado, alimentación, etc. permite reconocer la vulnerabilidad y necesidad de protección y respeto, haciendo la experiencia de tener una mascota algo profundamente humano y emocional.


2. Compañía y contacto físico.

Sobre todo con personas que pasan largos periodos de tiempo en solitario, personas que están pasando por una depresión, o presentan ansiedad, tener una mascota les permite sentirse acompañados, tener contacto físico regular (abrazar, acariciar) teniendo una respuesta y complementándola con interacción de vuelta (la mascota busca el contacto físico e interacción con su dueño, sobre todo si estamos hablando de mamíferos especialmente perros, gatos, etc.)

El contacto físico tranquiliza, calma. Genera una sensación particularmente placentera ya sea desde interacciones poco intensas, así como juegos "rudos" que implican correr, "luchar", etc.


3. Responsabilidad.

El cuidado y responsabilidad hacia los otros nos permiten descentralizarnos de fijarnos o focalizarnos únicamente en nuestras necesidades y establecen también que nuestra mascotas (o cualquier otro ser vivo) tiene necesidades que necesitan ser satisfechas para sobrevivir, tener la responsabilidad de una vida, de brindar una buena salud, alimentación y cariño a nuestra mascota permite a las personas que interactuamos con ellas tener una noción más responsable de lo que implica vivir y cuidar de los otros.

Con respecto a este punto hay una gran discusión con respecto a que tan viable es par un niño hacerse responsable de tener una mascota, ¿los niños están preparados para tener una mascota? Definitivamente las mascotas no son juguetes y necesitan comer, ser cuidados y amados, tomar responsabilidad sobre su cuidado puede ser difícil para niños pequeños (de menos de 7 años), sin embargo la edad no es una garantía de responsabilidad, considero que para que un niño (adolescente o adulto) puedan tener una mascota, deben de haber demostrado que pueden establecer rutinas, hacerse responsables de ciertas actividades de forma regular, así como tener los recursos de tiempo, dinero y deseo para comprometerse. Eso implica evaluar en un periodo de tiempo relativamente largo si se puede llevar acabo esto antes de adquirir o adoptar a la mascota. Primero debe probar si puede comprometerse antes de hacerlo, las mascotas no son para experimentar o "entrenarse", son seres vivos con necesidades y afectos y no deben ser tratados como objetos para complacer o satisfacer a los demás.


4. Actividad física.

Definitivamente algunas mascotas (sobre todo algunas razas de perros) te harán tener más actividad física. El hecho de que tengas una mascota con altas necesidades para hacer ejercicio puede tanto acompañarte a realizar actividad física como fomentar que inicies y no lo dejes. Para casi todos los trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad, estrés) recomiendan mantener una actividad física regular como un elemento importante para recuperarse, sentirse con más energía mediante medios naturales (es decir, sin utilizar medicamentos).

Salir aunque sea a caminar algunas cuadras, o incluso para algunas mascotas, correr grandes distancias, tener actividades acuáticas, senderismo, etc. son altamente viables y establecen una forma de interacción diferente y placentera para los dueños y para el animalito que las realiza.


Las mascotas pueden brindarnos apoyo emocional pero no estabilidad emocional.

5. Apoyo emocional.

Aunque hay varios elementos de nivel psicológico e incluso neurobiológico de porqué necesitamos y disfrutamos estar en compañía y establecer contacto físico con otros, el estudio de como los animales pueden fungir como apoyo emocional es algo relativamente nuevo. Desde el uso de perros, gatos, caballos u otros animales de granja en la psicología este ejercicio se llamó Terapia Asistida con Animales (TAA) como una intervención diseñada para mejorar el funcionamiento cognitivo, físico, social y emocional de un paciente, se utiliza en diversas poblaciones como niños con autismo, adolescentes en situaciones de riesgo, adultos mayores con demencia, personas con alteraciones neuropsicológicas, con trastornos psiquiátricos como esquizofrenia y con discapacidad física.

Sin embargo, desde el punto de vista psicológico en general, y no únicamente desde TAA, el tener una mascota al trabajar el respeto por la vida, el contacto físico, compañía y la responsabilidad tiene inherentemente elementos que ayudan en cierto sentido a la estabilidad emocional de una persona.

Los animales de compañía pueden ayudar en cierta medida a las personas que están pasando por una depresión, de soledad, situación e incluso hacer más llevadero un proceso de duelo. 


Si sabes un poquito de inglés, te recomiendo muchísimo que veas este video para enterarte más sobre las mascotas como apoyo emocional.




6. Cuidado con engancharte.

Tener una mascota puede hacerte sentir que todas tus necesidades emocionales de interacción han sido cubiertas pero hay que tener cuidado con esta interacción. Humanizar a las mascotas a tal grado en el que es el único ser con el que se tiene contacto físico o afectivo circunscribe a depositar en la mascota todos nuestros deseos y necesidades, lo cual es una sobreexigencia y algo que un animalito no puede generar. Nosotros como dueños y cuidadores debemos tener en claro que nuestra estabilidad emocional no puede depender por completo de nada externo (mascota, trabajo, pareja), y definitivamente tendríamos que evaluar que puedo llegar compensar mis carencias emocionales a través de los cuidados o atenciones hacia mi mascota. Como bien dice el título de este artículo las mascotas pueden ser un apoyo emocional y no el agente principal para que psicológicamente estemos estables y plenos.

Psicólgos en Guadalajara

Pablo Villaseñor 81

Ladrón de Guevara

Guadalajara, Jalisco, México

Psicólogos en Monterrey

Francisco Javier Mina 616

Col. Centro 

Monterrey, Nuevo León,

México

Psicólgos en San Luis Potosí

Edificio Médica San Luis

General Mariano Arista 743 Consultorio 209 Col. Centro

San Luis Potosí, México

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Asociación Libre | Psicólogos
  • LinkedIn - Psicólogos

Política de privacidad          Sitemap           © 2020 Asociación Libre | Psicólogos