La realidad de la ansiedad

¡Corre, huyamos!, ¿¡Qué es todo esto que se siente

en todas partes del cuerpo y no sale de mi cabeza!?



Para empezar, es importante saber que el manual diagnóstico y estadístico de los #trastornos mentales (DSM-5), menciona que los #trastornos de #ansiedad son los que comparten características de miedo y #ansiedad excesivos, así como alteraciones conductuales asociadas. El miedo es una respuesta emocional a una amenaza inminente, real o imaginaria, mientras que la #ansiedad es una respuesta anticipatoria a una amenaza futura. Los #trastornos de #ansiedad son: por separación, mutismo selectivo, fobia específica, fobia social, #trastorno de pánico, agorafobia, #ansiedad generalizada y #ansiedad inducido por sustancias. En esta ocasión me centraré en el #trastorno que suelo ver más en consulta: #ansiedad generalizada. Los criterios diagnósticos son los siguientes:


#Ansiedad y preocupación excesiva que se produce durante más días de los que ha estado ausente durante un mínimo de 6 meses, en relación con diversos sucesos o actividades (laboral o escolar).

Al individuo le es difícil controlar la preocupación.

La #ansiedad y preocupación se asocian a 3 (o más) síntomas siguientes (y al menos algunos síntomas han estado presentes durante más días de los que han estado ausentes durante los últimos 6 meses):

1. Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta. 2. Facilidad para fatigarse. 3. Dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco. 4. Irritabilidad. 5. Tensión muscular. 6. Problemas de sueño (dificultad para dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio).

La #ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.


¿En qué situaciones puede dar?

Como anteriormente mencioné, la #ansiedad comienza por pensamientos, entonces básicamente te puede dar #ansiedad en cualquier situación, ya que tiene que ver con pensamientos individuales.


¿Se puede controlar? Sí, aquí te doy algunas recomendaciones de qué es lo que puedes hacer cuando sientas #ansiedad:



Aprender a respirar. Quizá suene un poco bobo, pero solemos no saber respirar conscientemente. Pon tu mano en tu abdomen para sentir tu respiración, ahora inhala, ¿tu estómago se hace hacia afuera o adentro? Si va hacia afuera ¡lo estás bien!, sino está recomendación la necesitas practicar. Tu cuerpo es como un globo cuando necesita aire, se requiere llenar, o sea que tu panza se tendría que “inflar”.

Meditar. Hoy en día existen muchas aplicaciones donde puedes encontrar varias técnicas de meditación.

Técnica “5, 4, 3, 2 y 1”. Se trata de los sentidos y los números. Al centrarte en éstos te mantendrás en el aquí y en el ahora. Así funciona: 5. Vista: nombra 5 cosas que veas. 4. Oído: identifica 4 sonidos de donde te encuentres. 3. Tacto: concéntrate en 3 cosas que puedas tocar. 2. Olfato: rastrea 2 olores. 1. Gusto: encuentra algo que puedas saborear, incluso puede ser tu boca.

Aprender a aceptar las cosas que uno no puede cambiar. Muchas veces nos aferramos a que las cosas sean como queremos, cuando se aprende a soltar, se carga menos peso.


En el momento en que ninguna recomendación o técnica te funcione, es buen momento para consultar a un profesional en el área de psiquiatría.



Por otro lado, ¿se puede confundir la #ansiedad con algo más? Más que confundirse, es cómo le damos uso a las palabras. Actualmente es muy común escuchar decir “me siento #ansioso” o “me está dando #ansiedad”. La Real Academia Española le da como significado a la #ansiedad lo siguiente: “Angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego a los enfermos”. Podemos cambiar la palabra #ansiedad por “inquietud”, “agitación” o “preocupación”, ya que nuestro cerebro puede llegar a asociar las palabras con sensaciones y llegar a provocar ciertas reacciones.


Para ir terminando, me gustaría compartir las palabras de uno de mis pacientes que tiene esta enfermedad:

“Se siente una gran desesperación por no poder controlar propios pensamientos catastróficos, que, al hacerse evidentes para los demás sólo se intensifican. Luego, esos pensamientos se ven identificados por sensaciones "reales" que prueban que eso tan malo que nos imaginábamos que iba a ocurrir, está ocurriendo en ese momento. Todos los síntomas físicos provocados por esa desesperación se siguen alimentando

por nuestros propios pensamientos en un ciclo que sólo hace que el cuerpo quiera abandonarse a sí mismo bruscamente”.


Si te sientes identificado con esto último y/o con todo lo expuesto, busca ayuda para que puedas tener una mejor calidad de vida y que puedas dejar de posponerlo. Tu salud mental es realmente importante y necesitas ser tú quien se haga responsable de ti, cuando esté dentro de tus posibilidades.


Como dato informativo el día de la salud mental es el 10 de octubre. Las organizaciones y el gobierno se encargan de difundir muchas cosas necesarias para brindar apoyo



Bibliografía

American Psychiatric Association. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5. (5a. ed.). Madrid: Editorial Médica Panamericana.






Psicóloga Itzel Trejo

Atención psicológica a niños, adolescentes, adultos y parejas

Asociación libre - Psicólogos en Guadalajara

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo