Riqueza y felicidad


¿Qué es la #riqueza? Siguiendo al filósofo y escritor, “Bifo” Berardi, aquello que se entiende por

riqueza tendría que ser puesto a reconsideración. Y no solo a nivel conceptual. La percepción

misma de la #riqueza y del ser rico, son nociones que tienen que ser repensadas. Tomando en

cuenta, en gran medida, el anudamiento, no poco frecuente, que la noción de riqueza tiene con el

de #felicidad.



De manera frecuente, al menos durante los últimos años, cuando se piensa en la #riqueza y en el

ser rico, vienen a nuestra mente imágenes que tienen que ver con la acumulación de cosas y de

bienes; casas, vehículos, objetos materiales, etc. Todo aquello que se relaciona con cuestiones

económicas, financieras y de poder adquisitivo. Esta triste idea de #riqueza, propia de la sociedad

actual, inscribe en nosotros una idea de carencia, relacionada, por un lado, con la adquisición de

los objetos y de bienes materiales, y por el otro, una idea de necesidad, al sentirnos demandados

por la obtención y la posesión de los mismos. Lo que ha tenido como consecuencia, una

construcción paulatina, pero sobre todo imaginaria, de que dichos objetos son indispensables

para poder desarrollarnos, y tristemente también, para alcanzar la #felicidad, generando así, una

dependencia a ellos. Esta identificación que se ha hecho de la #riqueza con la capacidad de poder

adquisitivo, es decir, con la obtención de bienes materiales, logra atravesar el imaginario social,

afectando, además, diversas esferas de lo humano. Las cuales van desde los modo y las formas

en las que nos relacionamos, hasta los sentimientos y afectos que en dichas relaciones tienen

lugar.



Muchas de las #relaciones que tienen lugar hoy en día, relaciones de amistad y de pareja,

comienzan a estar atravesadas por una lógica de mercado y de consumo, por esa lógica de la que

venimos hablando y que pensamos tiene que ver con la idea de la #riqueza. En donde nuestra

relación con los demás, queda condicionada por el provecho, la utilidad y el beneficio, que

dichas relaciones nos pueden dejar. Es decir, la presencia y la interacción con quienes nos

rodean; las actividades que hacemos y los planes que llevamos a cabo, están determinados por el

aporte que los demás tienen para con nosotros mismos, en un sentido utilitario. Comenzamos a

ver al semejante como un objeto a aprovechar y a utilizar, como algo que tendría que dejarnos

algo, beneficiarnos. En ese sentido pensamos que el semejante, a la par de un objeto, es algo que

podemos poseer y utilizar. Si no aporta nada, es desechable o reemplazable. Así, esa misma

lógica va invadiendo cada uno de nuestros espacios; familia, amigos, desarrollo personal. Todo

es pensado en términos de producir y de producción. Como en los objetos, todo ha de servir para

algo. Dando como resultado, que las actividades de esparcimiento, tiempo libre y ocio, estén

investidas por el aura de la productividad, imposibilitando nuestra capacidad para disfrutarlas. Si

en todo momento no se hace algo de provecho o productivo, viene la culpa. Nuestras actividades

quedan condicionadas a realizarse únicamente si sirven de algo o para algo.

Sin embargo, nuevas formas de percibir la #riqueza y la #felicidad son posibles, unas que no estén

basadas en la posesión ni en lo útil, sino que por el contrario, se abran a la posibilidad y a la

expectativa de un encuentro que no sabemos si nos dejará algo, pero que sin embargo podemos

disfrutar y gozar. En donde nuestro semejante, familia y amigos, tengan lugar por lo que son y

por lo que nos hacen sentir, no por lo que nos puedan dejar o dar a cambio. Donde las actividades que realizamos tengan valor pero por lo que nos producen a nivel afectivo y emocional, no por la

capacidad que tengan de producción a nivel económico o financiero.



Si se deja de pensar la riqueza y la felicidad como posesión y acumulación, ¿cómo se pueden

pensar entonces?, se pueden pensar como tiempo. Como ese tiempo para disfrutar, para conocer

y para conocerse, para viajar, para convivir con los amigos y con la familia, ese tiempo para

perder y para perderse, para dejar ir y para distraerse, para contemplar. Todo ello sin sentir culpa.

Ese tipo de #riqueza y de #felicidad es y será siempre el fundamento del verdadero bienestar.

34 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Psicólgos en Guadalajara

Pablo Villaseñor 81

Ladrón de Guevara

Guadalajara, Jalisco, México

Psicólogos en Monterrey

Francisco Javier Mina 616

Col. Centro 

Monterrey, Nuevo León,

México

Psicólgos en San Luis Potosí

Mariano Otero 830

Las Águilas,

San Luis, S.L.P., México

Psicólgos en San Luis Potosí

Av. Uno Número 102, San Pedro de los Pinos, Benito Juárez, 03800 Ciudad de México, CDMX

Psicólogos en San Luis Potosí

Psicólogo Emmanuel Franco

  • Facebook de Asociacion Libre Psicologos
  • Twitter de Asociacion Libre Psicologos
  • Instagram de Asociacion Libre Psicologos
  • Youtube de Asociacion Libre Psicologos
  • LinkedIn de Asociacion Libre Psicologos

Política de privacidad          Sitemap           © 2020 Asociación Libre | Psicólogos